Seleccionar página

Llevo en el mundo de la ayuda a domicilio 9 años. A lo largo de estos años, me he dado cuenta de ciertas carencias que si las subsanamos entre todos, aportarían un enorme salto cualitativo en la calidad de vida de nuestros mayores. Pienso que es nuestro deber moral para con ellos velar por ese bienestar y es por ello que nace FAMYC.

Noticias tan terribles como que personas mayores aparecen muertas en sus domicilios días después de haber sufrido una caída, accidente o ataque, no pueden acontecer en la era tecnológica en la que estamos. Hemos perdido el contacto con nuestros vecinos y personas de nuestro entorno, nos hemos individualizado hasta tal punto que no sabemos quién vive en la puerta de al lado. Se hace necesario un servicio de atención y supervisión diario que asegure que estas personas se encuentran bien, ya sea por teleasistencia, llamadas de control o visitas de acompañamiento.